La luz de Sorolla dejó de brillar

“Clotilde y Elena en las rocas”, cuadro de Sorolla pintado en Xàbia.

-¿Qué más se sabe sobre la relación de Sorolla con la criada?

-No mucho. La joven había entrado a servir en la casa el año pasado. Y con el tiempo se había convertido en “la favorita” del pintor.

-¿Qué quiere decir con “la favorita”? ¿Y porqué lo ha dicho con ese retintín?

-Usted ya me entiende.

-No, no le entiendo.

-Que se dice, que se cuenta, que hay rumores… Ya sabe cómo son estas cosas.

-Sí, pero esto es una cosa seria: tenemos dos muertos.

-Sí, disculpe.

-¿Del asesino qué sabemos?

-Se llamaba Bartolomé, era guardia civil. Había nacido Murcia y vivía en Madrid. Era el novio de Ramona hasta poco antes de las vacaciones. Ella rompió el noviazgo antes de venir aquí.

-¿O sea un despechado y con fácil acceso a armas?

-Eso es.

-Y se disparó después de pegarle dos tiros a la joven.

Exacto.

-Escribe usted en el informe que en el momento del crimen a Ramona la acompañaba otra criada. ¿Ha podido hablar con ella?

-Por el momento no. No ha sido capaz de articular palabra. En los próximos días lo volveré a intentar.

-¿Y con Sorolla ha podido hablar?

-Tampoco. La familia me ha comunicado que se encuentra en estado de shock y ha enfermado. Lo más probable es que se vuelvan a Madrid. Tendríamos que desplazarnos allí, en todo caso, para poder interrogarlo.

-Bueno, veremos si nos lo autorizan. Y no diga interrogarlo, hombre, que no es un sospechoso.

-Perdón, era una forma de decirlo.

-Me da a mí que este señor tardará en volver a veranear aquí.

Tras el asesinato de la criada Ramona en 1905, Joaquín Sorolla nunca más volvió a Xàbia. Todos los cuadros pintados en esta localidad son anteriores al trágico suceso. El crimen apagó aquella luz.

Professionalment, consultor en comunicació i màrqueting online en www.salabre.com Per gust, escriure i llegir.

Professionalment, consultor en comunicació i màrqueting online en www.salabre.com Per gust, escriure i llegir.